El teletrabajo enajenado

El teletrabajo enajenado

 

“El trabajo [asalariado] es, por su esencia, una actividad no libre, inhumana e insocial, condicionada por la propiedad privada y creadora de propiedad privada. La abolición de la propiedad privada no se hará realidad hasta que no sea concebida como abolición del trabajo”.
Karl Marx, Sobre el libro de Friedrich List ‘El sistema nacional de economía política’, 1845.

“Bajo las condiciones de la propiedad privada [el trabajo] es enajenamiento de la vida, pues yo trabajo para vivir, para conseguir un medio de vida. Mi trabajo no es vida”.
Karl Marx, Cuadernos de París, 1844.

 

I

En las últimas décadas, como consecuencia del desarrollo de la automatización y de la microelectrónica, el teletrabajo venía anunciándose cada vez más como la forma de trabajo por excelencia de un futuro que parecía lejano, pero que hoy aparece bajo la forma de un presente cada vez más catastrófico. En efecto, la pandemia mundial de coronavirus –una manifestación particular de la debacle ecológica mundial actualmente en curso- ha puesto a teletrabajar a millones de seres human@s. Este proceso de artificialización sin precedentes en la historia del trabajo alienado, no debe ser tomado como una medida excepcional que prontamente será abandonada una vez que se retorne a la “normalidad”. En primer lugar, porque esa normalidad jamás volverá -ya se perfila en todos los Estados del mundo occidental el neologismo “nueva normalidad” como la referencia por excelencia a la militarización de la sociedad y al trabajo a distancia-, y, en segundo lugar, porque la generalización del teletrabajo era un proceso que venía desarrollándose progresivamente hace al menos una década, y que hoy ha recibido un empujón debido al contexto de crisis mundial. El teletrabajo no tiene nada de anormal, sino que es parte de una tendencia histórica inmanente a la producción capitalista: el reemplazo del trabajo vivo por maquinaria, una tendencia histórica del capital que convierte al trabajo humano en un elemento cada vez menos determinante en la producción material al lado del desarrollo de la ciencia y de la tecnología que domestican las fuerzas naturales.

En el teletrabajo vemos una agudización de todas las características propias de la producción mercantil[1]: 1) la degradación de la totalidad del mundo humano objetivo e histórico a la abstracción, la reducción de todos los productos de la actividad humana, y la actividad humana misma, a valor. 2) Lo físico, lo material y sensible, como envoltorio de lo suprasensible y, por consiguiente, la inversión de lo real: la especie humana esclava de sus propias creaciones. 3) El trabajo privado, desvinculado de la comunidad y realizado, por tanto, sin tener como objetivo la satisfacción de necesidades humanas sino la producción de valor, aparece y se presenta a sí mismo como trabajo directamente social. En resumen: la mercancía como organizador universal de la sociedad bajo la forma consumada del dinero y del capital, es decir, del valor que se valoriza a sí mismo. En nuestra época, se ha realizado empíricamente la comunidad material del capital a escala planetaria, y ya preparándose para traspasar en las próximas décadas la frontera que separa al planeta tierra de los planetas, satélites y asteroides más cercanos. El principio del fetichismo de la mercancía, que convierte a los seres humanos en simples cosas, y que termina por humanizar a las mercancías, encuentra su realización plena en una sociedad en que un número creciente de actividades pueden realizarse “a distancia”.

Si todas las fuerzas técnicas de la economía capitalista deben ser comprendidas como operantes de separaciones, en el caso del teletrabajo se trata de la administración misma de lo separado en tanto que separado. La integración de l@s teletrabajador@s asalariad@s en el sistema debe recuperar a los individuos en tanto que individuos aislados en conjunto. En el teletrabajo, el principio inhumano que rige esta sociedad -el sometimiento de la vida social real a la lógica despótica del valor-, alcanza un nuevo grado de degradación de la vida humana con el fortalecimiento de la atomización y separación de los individuos propios de la división capitalista del trabajo. Algun@s ven en el trabajo solamente la precarización de la vida, la verdad es que se trata del triunfo cada vez más consumado de la proletarización del mundo, que la producción mercantil llevaba potencialmente en sus entrañas y que se ha constituido empíricamente en comunidad material planetaria desde mediados del siglo pasado. En efecto, el teletrabajo -tal como el trabajo asalariado “presencial”- es la realización moderna de la tarea ininterrumpida que salvaguarda el poder de clase: el mantenimiento de la atomización de los trabajadores que las condiciones capitalistas de producción reagrupan en torno a los núcleos de valorización de las grandes ciudades. La revuelta de octubre en la región chilena, que se insertó en un contexto global de revueltas proletarias en diferentes continentes, demostró que el aislamiento social en medio de las grandes muchedumbres propio de la vida en las megalópolis del capital  contiene peligrosamente el germen de la rebelión, sobre todo a medida que las continuas revoluciones científico-tecnológicas del capital aumentan considerablemente las masas de humanidad sobrante -de proletariado superfluo e inempleable- que se agrupan en las periferias de todas las grandes urbes del planeta. Continue reading «El teletrabajo enajenado»

La forma-valor de la mercancía y la autoemancipación de la humanidad proletarizada – Dauvé, Zeroworker, RHF [Vamos hacia la vida]

Presentación

 

“El abismo no nos detiene: el agua es más bella despeñándose.
¡Vamos hacia la vida!”

Ricardo Flores Magón, 1907

 

Desde VAMOS HACIA LA VIDA queremos poner a disposición de nuestra clase una serie de materiales que alienten el debate y la profundización de contenidos necesarios para su desarrollo como movimiento negador y superador de la miseria capitalista. Esta y sucesivas entregas[1] corresponderán a textos inéditos en nuestro idioma o que precisen nueva difusión respecto a determinadas temáticas.

El presente cuadernillo constituye una especie de mini dossier dedicado a la crítica de la denominada “Nueva Crítica del Valor (Wertkritik)” o “Teoría de la Forma-Valor (TFV)”, corriente teórica que ha gozado de cierta popularidad durante los últimos años, y que desarrolla un conjunto de elementos fundamentales para la comprensión del funcionamiento de la civilización del capital (valor, mercancía, fetichismo). Sin embargo, rechaza la idea de que el colapso de ésta sea el resultado de la confrontación de los intereses vitales, inmediatos e históricos, de la clase proletaria ante las necesidades de la acumulación capitalista.

Se reúnen así tres textos. El primero de ellos, “El panadero y el teórico (sobre la teoría de la forma-valor)”, fue escrito por Gilles Dauvé el año 2014 y aquí se presenta traducido al español por primera vez[2]. Dauvé es uno de los más reconocidos teóricos de la “corriente comunizadora”[3], tendencia nada homogénea surgida en los años 70, que plantea una profunda ruptura con la concepción etapista del cambio social propia de las ideologías y organizaciones de matriz socialdemócrata, y que se revela como una forma de salvar y perpetuar las categorías básicas de la sociedad capitalista. Por el contrario, el proceso revolucionario debe implementar en su mismo desarrollo las medidas comunistas; “revolución es comunización”, como afirmara en algún momento el mismo autor. El segundo texto corresponde a la traducción desde el portugués de la corrosiva crítica de Zeroworker al grupo alemán Krisis (génesis de la “teoría forma-valor”)[4], que aborda sus limitaciones y pasos en falso, planteando los puntos en común y las drásticas divergencias en las conclusiones. El último escrito del dossier es un artículo originalmente considerado en el borrador del que sería el segundo número de la revista “Revolución hasta el fin”[5] (RHF), pero dada su atingencia, se ha decidido incorporarlo en esta edición. Es un material que surge luego de la visita de Anselm Jappe (figura destacada de la “nueva crítica del valor”) a Chile el año 2014. Recoge algunas de las intervenciones de la asistencia y las correspondientes respuestas de Jappe, realizadas en el contexto de un foro-conversatorio, para posteriormente desarrollar diversos comentarios que polemizan con la relativización que hace este autor de la lucha de clases y la definición misma de las clases sociales.

Vamos hacia la vida

La forma-valor de la mercancía – Edición para lectura digital

La forma-valor de la mercancía – Cuadernillo para edición impresa

 

 

Notas:

[1] El primer cuadernillo ya fue compartido el mes de mayo de este año: Instauración del riesgo de extinción, de Jacques Camatte.

[2] Texto original aquí: https://ddt21.noblogs.org/?page_id=81

[3] Hoy es relativamente sencillo acceder en internet al material de estos grupos. También, a partir del número 5 de la publicación “Anarquía & Comunismo” (https://anarquiaycomunismo.noblogs.org/), se intenta una síntesis de la historia y el contenido del concepto de comunización. El sitio http://troploin.fr/ reúne muchos de los textos de G. Dauvé.

[4] Texto original aquí: http://humanaesfera.blogspot.com/p/o-quase-discreto-fetiche-do-grupo.html

[5] Probablemente este vea la luz en algún tiempo más. El primer número se puede descargar desde acá: http://www.mediafire.com/file/t9i7y46oor5zsit/Revolucion_hasta_el_fin_0_%2528.pdf/file

Revuelta mundial contra la policía

Revuelta mundial contra la policía

 

Sin lugar a dudas la revolución de nuestro tiempo contiene un “sentimiento” profundamente anti policial. La juventud proletaria en su más amplio espectro está marcada por un claro rechazo a las instituciones de “orden público”: policías y ejércitos, quienes personifican la barrera entre un mundo privado y a la venta, y nuestras vidas y necesidades.

Si ya en la primera infancia la figura del policía nos es inducida caricaturescamente bajo el esquema de policías y ladrones junto a la noción del castigo, con el desarrollo de la adolescencia y juventud en nuestra clase se presenta encarnada en el hostigamiento constante, una presencia casi metafísica del control del Estado: los pacos. La prepotencia y abuso de poder de estxs descerebradxs a sueldo, como contra cara de la “noble” figura del “carabinero” servicial y protector, desarrolla dentro de lxs proletarixs, cada vez más temprano, un cúmulo considerable de rabia y rechazo hacia esta representación estatal (quizás la primera y más ostensible expresión del Estado en nuestras vidas). Continue reading «Revuelta mundial contra la policía»

La nueva derecha chilena: sobre «anarcocapitalistas» y pinochetistas «libertarios»

Extraido de La voz de los que sobran

Presentación de VLHV:

Son tiempos de drásticos y rápidos cambios, en los que la política tradicional también se reconfigura, apareciendo en escena posiciones nuevas o recicladas que no recibían hace algunos años mayor atención. Es en este contexto en el que desde hace un tiempo se habla, local e internacionalmente, del ascenso de una “nueva derecha”, la que, como el siguiente texto muestra, no sería para nada homogénea. Los esfuerzos anticapitalistas por comprender mejor el actual contexto y las formas en que se despliegan las posiciones del Partido del Orden no pueden caer en la simple caricaturización que se suele hacer del ‘fascismo’ desde la izquierda, so pena de no captar bien la posible influencia de ciertos eslóganes y actitudes en la sociedad misma ni las derivas que ésta pueda desarrollar. En este mismo sentido, este brote de grupúsculos neofascistas, que llegan a amalgamar hasta posiciones tradicionalmente atribuidas al mundo de izquierdas e incluso el anarquismo, puede conducir a un nuevo afianzamiento de una política de colaboracionismo de clases, que ha estado siempre tras la etiqueta del ‘anti-fascismo’, histórica expresión de la unidad progresista-burguesa en defensa de la democracia, el Estado y el Capital, que en cualquier caso no ha dudado en pactar con el propio fascismo para salvaguardar sus intereses. Este interesante artículo contribuye a clarificar el a veces confuso panorama actual.

La nueva derecha chilena: sobre «anarcocapitalistas» y pinochetistas «libertarios»

 

No cabe duda de que el espectro político en lo que va del siglo XXI se ha diversificado bastante en comparación al “mapa” que teníamos en la cabeza en la segunda mitad del siglo pasado, cuando en plena Guerra Fría las opciones parecían reducirse en la derecha a “fachos” y “momios”, en la izquierda a “amarillos” y “ultrones”, y en el centro a una Democracia Cristiana tensionada entre su ala derecha (“guatones”) e izquierda (“chascones”).

La posmodernidad, la política de las identidades y el Nuevo Orden Mundial han agregado muchas más opciones, y mucha gente ya no se siente identificada con la dicotomía derecha/izquierda que nos ha acompañado desde la Asamblea Nacional francesa de 1789. Así, las tradicionales dicotomías asociadas (conservadurismo/progresismo y burguesía/proletariado) si bien conservan algo de su sentido original, parecen parcialmente superadas en un mundo donde  es posible desde la extrema izquierda criticar la noción de progreso como propiamente capitalista (desde Walter Benjamin a los “antidesarrollistas”), y donde muchos entienden que el género y la etnia, o el nacionalismo versus el “globalismo”, son más importantes que las tradicionales adscripciones de clase surgidas en el siglo XIX. Continue reading «La nueva derecha chilena: sobre «anarcocapitalistas» y pinochetistas «libertarios»»

Esto ya comenzó: es la guerra de clases

Esto ya comenzó: es la guerra de clases

 

El actual ciclo mundial de revueltas inaugurado en 2018-19 con los ‘chalecos amarillos’ en Francia no deja de dar buenas nuevas. Si bien el contexto del coronavirus y el consecuente despliegue represivo estatal había logrado bajar la masividad e intensidad de los embates proletarios callejeros, son precisamente estas mismas condiciones agobiantes las que hoy reactivan los focos de conflicto: estallan las primeras revueltas de hambre tanto en nuestro territorio como en otros países de Latinoamérica, el desempleo se torna insostenible alrededor del mundo y la utopía capitalista del equilibrio mercantil se desmorona a ojos de todxs. El Estado se revela incapaz de responder a las urgencias de la pandemia y a las necesidades humanas más básicas. La irracionalidad capitalista desperdicia de tal manera la energía humana que prefiere mantener una “nueva normalidad” a media marcha, perdiéndose en esta maniobra miles y miles de empleos, antes que asumir la ineficiencia de la libertad del mercado, de la oferta y la demanda y de la lógica del trabajo abstracto. Las imágenes que nos llegan desde la “Gran América”, el país de la libertad y las oportunidades, solo confirman esta cuestión. La revuelta propia de este periodo, con cada vez más violencia se posicionó en el centro de la dominación capitalista en occidente, ocupó las calles y se lanzo orgánicamente contra los símbolos de su dominación: tal como pasó acá en Chile, bancos, tiendas y comisarías sucumbieron ante la iracunda energía proletaria, desarrollándose en esta ola la comunidad humana que no considera razas ni etnias ni subculturas y se levanta como una sola contra el viejo mundo; la juventud proletaria que se niega a ser domesticada.

¿Por qué acotamos este ciclo a los últimos dos años? Podríamos entender como parte de este mismo proceso la revuelta griega, la primavera árabe o los disturbios que sacudieron este y otros países en 2010-2011, y probablemente estos sean un precedente fundamental, pero aún así la expansión virulenta que veíamos con especial sorpresa hace unos pocos meses en nuestro territorio con tremendas batallas y acciones directas a lo largo de la mayoría de las regiones de este país, marca un salto cualitativo que debemos reconocer. Revueltas que se extienden por meses y se expanden por distintas ciudades, que dan como fruto distintos tipos de organizaciones y que desestabilizan efectivamente la normalidad capitalista. Para nosotrxs, con sus límites y debilidades propias de su época, se trata de un proceso revolucionario embrionario global, tal como lo fue el que se llamó “Segundo asalto proletario a la sociedad de clase” (1968-1977). Continue reading «Esto ya comenzó: es la guerra de clases»

Diarios de cuarentena / Última entrega [2&3DORM]

Nota VHLV: Compartimos la última entrega de Diarios de cuarentena de  2&3DORM.  Lamentamos la repentina discontinuidad de las actualizaciones de los Diarios en este blog. De todas formas, los números anteriores que no publicamos se encuentran en el blog de 2&3DORM. Agradecemos esta iniciativa, así como alentamos la lectura y difusión de estas reflexiones, tan lúcidas como amenas de leer. 

——

Camaradas y amigxs:

Con el correspondiente ajuste en las fechas de esta triada, el círculo de los diarios se completa:

Todos los capítulos anteriores pueden encontrarlos en nuestro blog.

Queremos agradecer su compañía a lo largo de este pequeño segmento del viaje y desearles la mejor de las suertes para lo que viene.

Salud

2&3Dorm—

Podcast «Ya no hay vuelta atrás»

Ya no hay vuelta atrás formato PODCAST

Compañeras y compañeros:

Con la finalidad de hacer circular por entre la mayor cantidad de medios posibles las perspectivas y reflexiones anticapitalistas y radicales sobre la lucha de clases en desarrollo, es que lanzamos este boletín-periódico en formato físico, digital y ahora también en podcast. Alentamos la difusión de este material así como la extensión de la comunidad de lucha por todos los territorios.

Ya no hay vuelta atrás.

Ya no hay vuelta atrás N°3: reflexiones en torno a la lucha de clases

El boletín “Ya no hay vuelta atrás” tiene su origen en la revuelta proletaria que incendió la región chilena a partir del 18 de octubre de 2019. El estallido de la revuelta y su desenvolvimiento histórico en los meses siguientes nos llevó a crear un espacio de reflexión, análisis y crítica del desarrollo de esta nueva etapa de la lucha de clases.

Las revueltas y revoluciones proletarias deben criticarse constantemente a sí mismas, so pena de caer en el conformismo y en el terreno de la clase enemiga. La revuelta de octubre se vio finalmente interrumpida por el nuevo contexto abierto por la pandemia mundial, que acarreó una aún mayor militarización de la sociedad. El resurgimiento de un movimiento proletario con características revolucionarias está supeditado entonces a la resolución de las contradicciones internas planteadas por su propia evolución, las que se hacían cada vez más claras durante las últimas semanas de la revuelta, que comenzaba a ahogarse en el fango demócrata propiciado por la salida burguesa del -suspendido- plebiscito pactado de abril.

En efecto, no será por sus conquistas directas, nulas casi, que la revuelta podrá convertirse en revolución. Ante esta verdadera contrarrevolución “biológica” a cuyo despliegue asistimos actualmente, es que el partido difuso de la insurrección podrá madurar hasta convertirse en un partido verdaderamente revolucionario. A este respecto, podemos decir que ya coexisten en una misma época, la crítica radical de esta sociedad con su negación en actos, pero es necesario que se fundan. En este sentido, “Ya no hay vuelta atrás” es uno de esos tantos puentes que hoy se están tendiendo para unir ambos elementos necesarios para la abolición total del mundo del capital.

Este tercer número está compuesto por un artículo de nueve tesis sobre la lucha de clases en el contexto local en el contexto de la pandemia global y una entervista a un compañero anarquista prisionero en el contexto de la revuelta.

Descarga para lectura digital

Descarga para impresión en cuadernillo tamaño carta

 

Instaraución del riesgo de extinción [Jaques Camatte]

Nota VHLV: En una suerte de esfuerzo editorial, hemos traducido y editado este artìculo de Jacques Camatte publicado el 1 de mayo en la página de la revista Invariance. En él se trata el porvenir de la humanidad y el mundo en el que entraña la civilización capitalista en el contexto de pandemia global por Covid-19. El prefacio que precede al artículo pone todo en contexto.

Alentamos su lectura para fomentar la discusión y fortalecer la reflexión y la práctica anticapitalista.

Descarga la edición PDF aquí

Prefacio del traductor

Entre el público de habla hispana, la obra de Jacques Camatte ha cobrado una renovada relevancia en la última década con el rescate del que ha sido objeto por diversos grupúsculos e individualidades radicales que han traducido parte de su obra al español. Sin embargo, esta traducción es aún fragmentaria y parcial, lo que ha dado lugar a una serie de interpretaciones superficiales sobre sus escritos. Esto se debe en parte a los prejuicios y certezas a priori de quienes le leen, pero también —por, sobre todo— a una falta de perspectiva de la evolución personal de Jacques Camatte a lo largo de las últimas décadas. Las Series I, II y III de la Revue Invariance —las más traducidas al español— tratan sobre temáticas afines a la ultraizquierda, especialmente la crítica de la economía política y el carácter de la revolución comunista. No obstante, a partir de allí comienza una evolución en el pensamiento de Camatte que lo ha llevado a rechazar toda dinámica de enemistad, y a plantear la autoemancipación de la especie en los términos de la puesta en práctica de una discontinuidad con la domesticación milenaria de la humanidad, de la represión parental, de la separación con el resto de la naturaleza y de la dinámica de la enemistad entre los seres humanos consigo mismos y con el resto del mundo viviente. El texto que sigue a continuación, relaciona la actual pandemia de Covid-19 con estas y otras temáticas, por lo que recomendamos encarecidamente leer las notas de Camatte que van apareciendo a lo largo del texto, puesto que nos dan cuenta de la evidencia en que fundamenta sus afirmaciones, pero también del recorrido anterior de su propio pensamiento.

No jugamos a ser ampliamente conocedorxs de Jacques Camatte, puesto que no hemos estudiado la totalidad de su obra, simplemente destacamos la potencia de un pensamiento y una práctica que durante años ha sido, deliberadamente incluso, silenciada por una crítica que se pretende radical pero que a menudo olvida que las investigaciones de Camatte, cualquiera que sea el juicio que merezcan, y por mucho que choquen con los prejuicios interesados de diferentes sectores, son el fruto de largos años de concienzuda investigación. Al respecto, puede aplicarse a este caso lo mismo que Marx comentaba sobre la importancia de su obra: “No he inventado nada, simplemente he puesto en relación lo que otros habían descubierto antes de mí”. Continue reading «Instaraución del riesgo de extinción [Jaques Camatte]»

De mal en peor gracias a su medidas

Enviado al mail

De mal en peor gracias a su medidas

En un 60% aumentaron los casos positivos de COVID-19 el miércoles 13 de mayo respecto al informe del día anterior, alcanzando la cifra récord de 2.660 personas contagiadas. Hoy jueves, esta cantidad se mantiene casi idéntica: 2.659 casos nuevos, y 22 personas fallecidas (el número más alto de muertes diarias hasta ahora). Este explosivo incremento viene signado por el uso masivo de las mascarillas, los mensajes desde el poder clamando por el retorno a la «normalidad» y el endurecimiento del discurso y accionar represivo del Estado, encarnado en una cada vez mayor y más agresiva presencia militar en las calles.

Cuando por parte de varixs expertxs y organismos de salud pública se desaconsejaba la utilización de mascarillas como medio por sí mismo efectivo para la prevención de la expansión del virus, era precisamente para evitar escenarios como el actual. Si bien éstas sirven como una barrera física, su efectividad depende de varias otras medidas concretas relevantes, principalmente el lavado correcto de manos, el distanciamiento espacial y evitar tocarse la cara. Es sabido que el cumplimiento de estas medidas se relaja cuando se portan mascarillas. Es decir que, en general, entregan una sensación de falsa seguridad, conduciendo a resultados contrarios a los perseguidos. De poco sirve culpar individualmente a las personas por no seguir todas las indicaciones para su uso adecuado, cuando este comportamiento social debe ser considerado de entrada para el manejo de estas situaciones.

Pero Piñera y cía. comenzaron a afirmar hace unas semanas que lo peor ya había pasado, que se podía ir retomando las actividades vitales para SU sociedad, como la reapertura de los centros comerciales y la vuelta de escolares a clases. De esta forma, el uso obligatorio de esta prenda decretado por el gobierno (medida que se replica en varios otros países), tan solo unas semanas después de haber públicamente cuestionado su efectividad, no constituye sino una medida parche o incluso perniciosa para evitar los contagios y las subsecuentes muertes, principalmente fundamentada en la necesidad de reactivar la circulación de mercancías y, en particular, de la mercancía “fuerza de trabajo”; Es decir, nosotrxs mismxs. Medidas sanitarias precarias y hasta contraproducentes para que no dejemos de trabajar y consumir. Continue reading «De mal en peor gracias a su medidas»